Vivamos sintiendo la presencia de Dios en cada momento, Mons. Abastoflor a sus hermanos

Iglesia Viva 13.04.18. Un día como hoy hace 33 años, Mons. Edmundo Abastoflor, Arzobispo de La Paz, recibía la imposición de manos y unción con el Crisma para ser Obispo de Potosí, luego de pasar por una larga historia de adversidades y bendiciones a la vez, hasta que llegara el día esperado.

Un año anterior meses antes recibía la noticia de que el Santo Padre Juan Pablo II lo había nombrado Obispo, tuvieron que pasar una serie de dificultades como bloqueos y conflictos sociales que vivía Bolivia, que le impidieron en aquella época llegar hasta Potosí para su consagración episcopal en la fecha acordada.

“He empezado a ver dónde está la voluntad del Señor, que es lo que Él quiere para mí, aprendí a descubrir la presencia del Señor en los demás, en las personas con las que trato y me dirijo”, Mons. Abastoflor está cerca de cumplir la edad respectiva para presentar su renuncia ante el Santo Padre y dice estar agradecido a Dios por haberle permitido obrar en la Iglesia de Potosí y La Paz.

Con 33 de Obispo 74 años de vida, se dirigió a su hermanos reunidos en la CIV Asamblea de Obispos de Bolivia al celebrar la eucaristía de la segunda jornada de Asamblea, les dijo: “yo estoy empezado y aprendiendo a despedirme, bendito sea Dios que me ha llamado, le agradezco y pongo en sus manos el tiempo que Él quiera darme, no sé cuanto, pero cuando me llame, que me encuentre pasando de la alegría de su presencia aquí…a la alegría de su presencia en el Reino eterno, y eso es lo que les deseo a ustedes mis hermanos Obispos, seminaristas, hermanas religiosas, colaboradores de la CEB….VIVAN ESTA VIDA SINTIENDO LA PRESENCIA DE DIOS EN CADA MOMENTO, Y DESEANDO IR A GOZAR DE ESA PRESENCIA DE DIOS PARA SIEMPRE EN SU REINO ETERNO”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *