Todos los cristianos debemos ser “exorcistas”

Iglesia Viva 29.01.2017. Es decir liberadores del mal, así escribe en parte de su mensaje dominical, Mons. Jesús Pérez, Arzobispo Emérito de Sucre, a tiempo de comentar la liturgia de este domingo.
“En ciertas formas todos los cristianos debemos ser “exorcistas”, o sea, liberadores. Porque sigue la existencia del mal en todas partes., llámese como se llame: siguen esas fuerzas que actúan en el interior de cada persona y le lleva a hacer lo que no tendría que hacer. A nadie se le pide que haga milagros, pero sí, que luche contra el mal en nosotros mismos y que contribuyamos también a que otros se liberen de toda “posesión” que les puede esclavizar, escribe Mons. Jesús Pérez.

EL MODELO DEL ACCIONAR LIBERADOR DEL CRISTIANO
Hoy se inicia en la liturgia de las misas dominicales, la lectura del evangelio de Marcos. A Él lo escucharemos a lo largo del año 2018, excepto algunos domingos, pocos, en que se intercalará al evangelista Juan en el capítulo 6, en la Cuaresma, Semana Santa y Pascua. Hoy y los domingos siguientes, a modo de programa, Marcos nos ofrece la jornada de Jesús, comenzando por su intervención en la sinagoga y su primer milagro – el evangelista Juan pone otro milagro- liberando a un poseído del demonio.
Hoy escuchamos a Marcos en 1,21-28, es la primera actuación de Jesús en público con la presencia de los primeros discípulos que acaba de llamar. Va a Cafarnaúm que será una ciudad de suma importancia en el anuncio de la “Buena Noticia”, será una ciudad de referencia del Reino de Dios que viene a anunciar e instaurar. Jesús no sólo es PALABRA, sino también una fuerza poderosa que lucha contra el mal y lo vence. Es muy significativo que sea el primer milagro que narra Marcos precisamente la curación de un poseso: la victoria contra las fuerzas del mal es clara a lo largo del evangelio. No hay que olvidar como comienza Marcos su evangelio: “Este es el comienzo de la Buena Noticia de Jesucristo, el Hijo de Dios”.
Jesús se nota en el evangelio que distingue lo que es posesión diabólica, como en el diálogo que se establece en el pasaje de hoy entre el espíritu que atormentaba a aquel pobre hombre, “el Santo de Dios”. Jesús trata de manera distinta a un “enfermo” que a un “poseso”. Sea cual sea ese “espíritu” del mal; el evangelio nos asegura que Jesús viene como el “más fuerte” y se dispone a vencer estas fuerzas del mal. Lo hace, no siguiendo las fórmulas y conjuros del exorcista de la “época, sino con una orden tajante “cállate y sale de él”, también esto “con autoridad
En ciertas formas todos los cristianos debemos ser “exorcistas”, o sea, liberadores. Porque sigue la existencia del mal en todas partes., llámese como se llame: siguen esas fuerzas que actúan en el interior de cada persona y le lleva a hacer lo que no tendría que hacer. A nadie se le pide que haga milagros, pero sí, que luche contra el mal en nosotros mismos y que contribuyamos también a que otros se liberen de toda “posesión” que les puede esclavizar.
Cristo llamó desde el inicio de su vida pública a personas que colaborasen con él en la lucha contra el mal y también para anunciar la “Buena Nueva”. Cristo estaba lleno de autoridad y se muestra en el evangelio con una autoridad extraordinaria en palabras y obras. Así lo confiesan reiteradamente la gente asombrada. Así también, hoy día, los cristianos estamos llamados con nuestra palabra oportuna y, sobre todo, con nuestra actitud de cercanía a liberar a no pocas personas de sus males, a dar esperanza a los que la han perdido, a vencer el demonio del pesimismo o de los criterios mundanos o de los malos hábitos arraigados, como también de las costumbres que desdicen del nombre de cristianos. Siempre hay que recordar que Cristo es el modelo del accionar liberador del cristiano.

Sucre, 28 de enero de 2018.
Fray Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
Arzobispo emérito de Sucre.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *