Los pobres no son un problema

Iglesia Viva 20.11.2017. Aseguró este domingo Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, a la luz de la liturgia y en oportunidad de la primera jornada mundial de los pobres instituida por el Papa Francisco.

Primera Jornada mundial de los pobres
“No amemos de palabra sino con obras” (cfr. 1Jn 3-18), es el pedido de la 1era carta de San Juan, tomado por el Papa Francisco como lema del mensaje de la 1ra Jornada Mundial de los Pobres, que celebramos hoy e instituida al finalizar el Año de la Misericordia en el 2016. El Papa nos ha hecho el regalo de esta iniciativa en beneficio de los más pobres y marginados, como manera concreta de agradecer a Dios porque, en el curso del Jubileo, nos ha dado la gracia de experimentar su amor y su misericordia infinita.

Dar solidaridad y voz a las víctimas del sistema egoísta, injusto y excluyente
Ante de pedirlo a nosotros, el Papa nos da un ejemplo luminoso de cercanía a los pobres, solidarizándose con ellos y elevando la voz en favor de los desheredados del mundo, de personas, grupos y regiones enteras que sobreviven en condiciones indignas del ser humano, no por un destino ciego, sino porque víctimas de un sistema egoísta, injusto y excluyente, centrado en el dios dinero. En nuestro país también hay muchos hermanos pobres y hay signos alarmantes de que más personas vuelvan a caer en la pobreza al agudizarse la recesión económica en acto.

Que se revalorice la dignidad de la persona pobre
El sufrimiento de los pobres nos debe interpelar a todos los bautizados, a las comunidades parroquiales, a las instituciones caritativas cristianas y a toda la sociedad civil para poner en marcha todos los esfuerzos, de modo que no sólo se asegure un sustento digno a los necesitados, sino que también se revalorice la dignidad de la persona del pobre.

Los pobres no son un problema
El Papa en su mensaje pide poner a los pobres al centro de las políticas sociales y económicas, porque los pobres no son un problema sino un recurso de inestimable valor: “Que esta nueva Jornada Mundial se convierta para nuestra conciencia creyente en un fuerte llamamiento, de modo que estemos cada vez más convencidos de que compartir con los pobres nos permite entender el Evangelio en su verdad más profunda. Los pobres no son un problema, sino un recurso al cual acudir para acoger y vivir la esencia del Evangelio”. Reconocer la dignidad de los pobres, acogerlo y ser solidarios con ellos es un elemento central del ser cristiano que nos ayuda a vivir la esencia el Evangelio, siguiendo los pasos de Jesús.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *