El desafío de una Iglesia con rostro amazónico

Iglesia Viva 09.11.17//Mauricio López, Secretario Ejecutivo de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) y de Cáritas Ecuador, planteó el desafío que tiene la Iglesia con rostro amazónico, aquello que significa “Amazonizar el Mundo”  y pidió hacer vida la Encíclica “Laudato Si” del Papa Francisco, en el marco del Encuentro Internacional con Comunicadores de la Amazonía que se desarrolló en Quito – Ecuador, del 26 al 31 de octubre.

López aseguró que la llamada a una “Iglesia con rostro Ámazónico” es un gran desafío, que se abre tras la invitación del Papa Francisco “para explorar caminos, expresiones y  procesos que ayuden a que se pueda constituir  y estructurar un modelo de Iglesia plenamente católico y plenamente amazónico. Que los propios miembros de la sociedad amazónica puedan formarse según su propia realidad, identidad cultural, sus prácticas”, es el criterio base para esta construcción de Iglesia con rostro amazónico, “que puedan crear, por ejemplo, dentro de la liturgia signos coherentes y cercanos a su realidad”, planteó López.

Asimismo, el Secretario ejecutivo recuerda que “el Concilio Vaticano II ya nos pedía  buscar las semillas del Evangelio presentes  en todas estas culturas desde antes de la llegada del cristianismo. Allí está presente la semilla del Verbo”, afirmó.

López dio a conocer  experiencias de la comunidad de Chiapas – México, donde se respeta el sistema de usos y costumbres de la comunidad y se da la formación de Diáconos permanentes en pareja, siendo el varón quien recibe el ministerio y la esposa acompaña, ejerciendo un ministerio en pareja.

También se tradujo la Biblia a la lengua original Tzeltal y Tzotzil que se habla en este territorio, pero no como una traducción literal, sino una adaptación de los propios elementos de la Biblia a la cultura,  la misma fue aprobada y entregada al Pontífice.

Es una invitación a no tener miedo y seguir estos testimonios, que son nuevos mecanismos para constituir un modelo de Iglesia mucho más coherente y cercana, como lo vienen mostrando varios misioneros de la Iglesia.

Amazonizar el Mundo

“Uno de cada 5 vasos de agua que toma cualquier persona  en el planeta se lo debe a la Amazonía,  20 % del agua no congelada apta para el consumo humano es producida en la Amazonía, es un sistema complejo y frágil. Nadie puede decir que no tienen relación, tendrían que ceder un vaso de agua si no les interesa la Amazonía. El 25% de oxígeno se produce en este pulmón, una o dos de cinco respiraciones se la debemos a la Amazonía”, partiendo de este reconocimiento de la importancia que tiene para el mundo la Amazonía, se plantea “Amazonizar el mundo”, es decir: “Cuidar una reserva, que es una biblioteca genética que esta inexplorada, tiene más valor, mantener la riqueza de identidad cultural, los bienes de la creación y la riqueza genética, que explotarla y terminarla por un deseo de acumulación.

Nuestras decisiones de consumo en cualquier parte del mundo están produciendo una devastación de bosques, están terminando con territorios ancestrales indígenas por el deseo de extracción minera, ganado o monocultivo por satisfacer las demandas de consumo del mundo.

Si no cambiamos el modelo de desarrollo la Amazonía terminara por convertirse en un espacio semidesértico y el impacto para el planeta será terrible, es un asunto de reciprocidad. Del mismo modo, la Encíclica Laudato Si nos muestra que es por amar, valorar y ver la fuerza de las identidades indígenas que tienen mucho que enseñarnos.

López aseguró que el modelo de desarrollo fracasó porque pertenece a la cultura de descarte y se plantea la pregunta: ¿hay que cambiar nuestro modelo de vida? En este punto invita a  conocer más la Amazonía y buscar una vida más equilibrada que tenga sostenibilidad de tiempo.

Laudato Si, conversión ecológica del corazón

“Responder a una crisis social y ambiental, el tema del cuidado de la creación o el cuidado de la Amazonía, o cualquier espacio vital tiene que ver con las próximas generaciones”. Independientemente de la ideología política, creencia religiosa,  todos tienen responsabilidad con las próximas generaciones.

Finalmente Mauricio pide profundizar la Encíclica Laudato Si, buscar incidencia en las políticas públicas, defender y proteger espacios naturales, tierras indígenas y tratar de ser conscientes “aquello que dejemos de hacer ahora, va tener un impacto en los que vienen después de nosotros”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *