La corrupción es la peor plaga social

Iglesia Viva 30.10.2017. Mientras se multiplican casos de corrupción en la administración pública, la Iglesia Católica ve incoherente endurecer medidas contra personas que son víctimas de dependencias, y no endurecer medidas contra los corruptos de cuello blanco, una denuncia necesaria de parte de Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, en sintonía con las lecturas de este domingo.
En nuestra sociedad también se da una realidad de desamparo e injusticia, hay tantas categorías indefensas e débiles como los niños huérfanos, los ancianos solos, las mujeres abandonadas, los mendigos y las personas en situación de calle. En estos días en nuestra ciudad se ha dado una intervención para sacar de la calle con fuerza a hermanos llamados “hombres-topo”. No olvidemos que son personas, por tanto es inaceptable esa denominación denigrante, discriminatoria e indigna de la dignidad de todo ser humano. Por otra parte, la lucha de la sociedad no debe ser en contra de estos hermanos, necesitados de medidas que les ayuden a superar sus dependencias y a la reinserción en el tejido social, sino en contra de delincuentes, como los corruptos que, aprovechando su poder, con guantes blancos se apropian de los bienes públicos destinados al bien común.
Al respecto el Papa Francisco tiene palabras fuertes de condena: “El corrupto se cree un vencedor… se pavonea para menospreciar a los otros… no conoce la hermandad o la amistad, sino la complicidad y la enemistad”.
Y sigue el Papa: es “un proceso de muerte” que se ha vuelto habitual en la sociedad y “un mal más grande que el pecado”,” y “la peor plaga social porque genera gravísimos problemas y crímenes que implican a todos”.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *