Las cosas en su lugar

Iglesia Viva 24.10.2017. El Evangelio de este domingo ilustra magistralmente la relación entre la religión y la política, es uno de los aportes que destaca Mons. Sergio Gualberti, Arzobispo de Santa Cruz, a tiempo de comentar las lecturas y aclarar el compromiso temporal y trascendental de todo cristiano.

Jesús aclara acerca de la relación entre la religión y la política
Jesús, conociendo la malicia los desarma pronto: “Hipócritas, porque me tienden una la trampa”. En efecto, si él responde que “no está permitido”, los herodianos lo denunciarán a las autoridades romanas como un revolucionario y subversivo, y si responde que hay que está permitido los fariseos y el pueblo se volcarán en su contra porque colaborador del imperio. Por eso Jesús, con mucha inteligencia, aprovecha esa provocación para aclarar acerca de la relación entre dos dimensiones importantes del ser humano: la religión y la política.

Den al Cesar lo que es del Cesar y den a Dios lo que es de Dios
Comienza por llevar al plano práctico la discusión que sus adversarios habían planteado en el plano ideológico: “Muéstrenme la moneda con qué pagan el impuesto” y luego les pregunta: “¿De quién es esta figura y esta inscripción?” Jesús parte de la constatación de que los judíos reconocían de hecho la dominación de Roma ya que utilizaban las monedas del emperador en sus operaciones comerciales. La respuesta de los interpelados es obvia: la imagen es “Del Cesar”. Jesús ahora termina la discusión con esa afirmación magistral, que ha pasado a la historia: ”Den al Cesar lo que es del Cesar y den a Dios, lo que es de Dios”.

Paguen los impuestos pero sepan que lo demás es de Dios
Jesús no acepta la alternativa: o Dios o el César, sino que pone las cosas en su lugar. Si ellos se portan como súbditos del imperio y gozan de sus servicios, devuelvan al Cesar lo que es suyo, cumplan con las obligaciones y paguen los impuestos, pero sepan que todo lo demás es de Dios, la tierra y cuanto contiene, en particular las personas creadas a imagen suya.

La vida humana y la sociedad no son competencia exclusiva de los políticos
Algunos se basan sobre esta frase de Jesús para impulsar una visión laicista del Estado, donde la Iglesia, el Evangelio, los Obispos, los sacerdotes y los laicos comprometidos deben limitarse a la sacristía y a los templos. Según esta concepción, temas como la vida humana y la sociedad, la economía, el trabajo, la cultura, la violencia, la injusticia, la pobreza serían de competencia exclusiva de los políticos, los gobernantes y los sindicatos.

Los comprometidos con el actuar humano personal y social cumplen el mandato de Jesús
Si esta fuera la visión de Jesús, sería en contradicción con sus enseñanzas, su actuación y su mandato: “El Espíritu del Señor… me ha ungido para anunciar la Buena Noticia a los pobres, proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, a dejar en libertad a los oprimidos y a proclamar un año de gracia del Señor…” Jesús confía esa misma misión a sus discípulos.” Vayan por todo el mundo y anuncien la buena noticia a todos los pueblos”.
Por tanto, la Iglesia al comprometerse con los valores humanos y de acuerdo al evangelio en la sociedad, la cultura, la economía y la política sólo está siguiendo el ejemplo del Señor y cumpliendo su mandato.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *