Hay cosas que sólo pertenecen a Dios

Iglesia Viva 24.10.2017. Y que nadie debiera olvidarlo, lo recuerda esta semana el Mensaje Dominical de Mons. Jesús Pérez, Arzobispo Emérito de Sucre, en sintonías con el Evangelio de este domingo.
Hay que recordar lo que dijo Pedro cuando le prohibían las autoridades hablar de Jesús: “es necesario obedecer antes a Dios que a los hombres”. Jamás se puede olvidar esto, sobre todo, cuando los pastores o los laicos piden sinceridad, transparencia, justicia, honestidad… Esto no es política sino reclamar los derechos de Dios quien opta por la vida de la persona y la salvación eterna, explica Mons. Jesús Pérez.

UN TEXTO DEL EVANGELIO TERGIVERSADO Y MAL INTERPRETADO
Hoy leemos en nuestras eucaristías el pasaje de Mateo 22, 15-21, donde aparecen los fariseos y herodianos, haciendo una pregunta-trampa para comprometer a Jesús. Pregunta que resuelve con elegancia y picardía, llevando el tema del terreno político, en el que quieren comprometerlo, al religioso, que es el que interesa a él. Cualquier respuesta afirmativa o negativa, podrían crearle a Jesús, problemas con la autoridad religiosa de Israel o la civil de Roma.
Es de admirar la inteligencia con que actúa Jesús. De inmediato Jesús desarma a sus oponentes llamándolos: ¡Hipócritas! Luego les pide que le muestren una moneda del impuesto, cuya cara e inscripción eran las del Cesar de Roma, el emperador Tiberio en aquel momento. Finalmente hace pasar la cuestión del mero ámbito político al religioso, para concluir con una frase lapidaria y en dos momentos:” Páguenle al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios! Frase que ha pasado a la historia, recibiendo diversas interpretaciones según las épocas y las diversas visiones políticas concretas. Jesús deja sin resolverles el problema presentado. Jesús no se mete en la cuestión de si es justa o no la ocupación romana. Como tampoco se quiso mezclar en litigio entre hermanos que peleaban por la herencia. El pagaba las dos dracmas del impuesto, junto con sus discípulos, como vemos en el evangelio de Mateo. Se puede decir que él es y enseñaba a sus discípulos a ser buenos ciudadanos, además de ser fieles en el ámbito religioso.
La solución que nos dio Jesús no contrapone el Cesar a Dios, lo temporal a lo espiritual, lo político a lo religioso, la autoridad civil al reino de Dios, sino que, reconociendo la autonomía de lo terreno y del poder civil, establece siquiera implícitamente una jerarquía de términos que prima a Dios sobre el Cesar. Cristo afirma deberes complementarios, y no excluyentes, ni en litigio permanente. El “dar a Dios lo que es de Dios” es lo primero, y de ahí dimana el fundamento y la obligación que tiene cada cristiano de “dar al Cesar lo que es del Cesar”. Y esto no quita nada al derecho y obligación también de anunciar el evangelio y denunciar todo aquello que va contra los derechos de la persona y, así mismo, lo que va contra la voluntad de Dios, o sea, sus mandamientos. Hay que recordar lo que dijo Pedro cuando le prohibían las autoridades hablar de Jesús: “es necesario obedecer antes a Dios que a los hombres”. Jamás se puede olvidar esto, sobre todo, cuando los pastores o los laicos piden sinceridad, transparencia, justicia, honestidad… Esto no es política sino reclamar los derechos de Dios quien opta por la vida de la persona y la salvación eterna.
En caso de conflicto es Dios quien debe prevalecer. El cristiano debe ser el primero y el mejor ciudadano. Nada de lo que damos a Dios, se lo quitamos al Cesar. Pero la fe religiosa no nos exime de dar a la autoridad estatal legítima y prestar la obediencia o colaboración ciudadana. Más aún, debemos orar por todas las autoridades como dice el apóstol Pablo a su discípulo Timoteo, 1ª, 1. 2-2. Todas las autoridades del mundo deben reconocer en cada ciudadano el derecho de vivir y manifestar su fe religiosa. Es más, deben apoyar los diferentes modos de vivir la fe, siempre y cuando no vayan estas iglesias o grupos religiosos contra los derechos naturales. La fe religiosa de cada ciudadano es un derecho humano que todos debemos respetar.
Sucre, 22 de octubre de 2017.

Fray Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
Arzobispo emérito.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *