Homilía de Mons. Fernando Bascopé: En la Eucaristía se revela el amor de Cristo

Iglesia Viva 11.09.17//“Dijo el Señor: donde dos o tres estén reunidos  en mi nombre ahí estaré yo”, Mons. Fernando Bascopé, Obispo Castrense de Bolivia, al celebrar la eucaristía dominical este 10 de septiembre  desde la Basílica de San Francisco, pidió a los fieles estar unidos en oración, acercarse a la cruz, pero sobre todo reconocer que cada día trae el amor de Dios para renovarse en su nombre, en la Eucaristía, fuente que da vida al cristiano.

Reunidos en Cristo. Domingo XXIII. Mt 18, 15-20

Ambientación. Jesús está enseñando a  sus discípulos. ¿Qué enseña?

Corregirse como hermanos. Esencialmente  recuerda que deben estar
unidos en la oración. Pero esta corrección al hermano se realiza a pie
de la cruz, viendo a Cristo el cristiano dice me falta parecerme a
Cristo.

  1. Atraeré a todos hacia mí. Jn 12, 32.
    El cristiano tiene un momento especial para estar unido a Cristo, el
    Señor: La Cruz. El Señor ha dicho: Donde estén dos o tres reunidos en
    mi nombre allí estoy yo. Miremos el Calvario. Junto a la cruz de Jesús
    estaba, Su madre y el discípulo junto con otras mujeres. Jn 19, 25. Es
    aquí donde se cumple aquella afirmación de Jesús.
    ¿Qué hace María y Juan?. Al pie de la Cruz están en oración.
    Suplicando al Padre.

Cristo está elevado en la Cruz nos atrae para que estemos unidos a él.
La iniciativa para que estemos Junto a Jesús es el mismo Jesús.
Al pie de la cruz unidos a Cristo los cristiano  mirando a Cristo
hacen  la corrección fraterna, pues ve que  no se parece a Cristo. Es
el amor de Cristo que nos atrae. La cruz es fuente de  salvación.
Así el cristiano unido a Cristo, junto  con los otros hace la
comunidad de Cristo

  1. Reza para que estemos unidos. Jn. 17, 20-21
    Jesús durante la Última Cena reza por los creyentes; oró por sus
    primeros discípulos y su oración es también para nosotros los
    creyentes de ahora. ¿Qué pide Jesús? Padre que sean UNO como tú y yo.
    Esta unidad deriva  de su origen y su cualificación “como”, es decir
    de vivir en la presencia de Dios. Todos somos uno en la medida que
    estamos en comunión con Jesús. San Agustín comenta: “En efecto seremos
    una sola cosa, no para poder creer, sino porque hemos creído”.
    (Agustín, In Iohannem, 110, 2
  2. La UNIDAD en Cristo. Jesús reza para que seamos uno. ¿Pero que hace
    Jesús para que seamos uno? Muere en la Cruz. La obra que Jesús es
    esta, la entrega por amor. Su oración es Sacrificio, se ofrece, se
    entrega al Padre para ser fuente y principio de unidad.
    Conclusión. Estamos celebrando el Día del Señor. Es en la Eucaristía
    donde se revela el designio de su amor. Nosotros  para vivir nos
    alimentamos de su Cuerpo y Sangre. Venimos a celebrar y comulgar, pues
    “en efecto la Iglesia VIVE de la Eucaristía. La Eucaristía es Cristo
    que se nos entrega, edificándonos continuamente como su cuerpo.
    Supliquemos: “que el Espíritu santo congregue en la unidad a cuantos
    participamos del Cuerpo y Sangre de Cristo”. Comulgamos para entrar en
    Comunión con Cristo. Nosotros estamos reunidos como hermanos porque
    cada uno está unido a Cristo, el Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *