IV Encuentro de Estudiantes Católicos en Oruro “Sí Señor, Tú sabes que te amo…”

Iglesia Viva 19.06.17//Por: Jaime Tapia Portugal//Con el lema “Sí Señor, Tú sabes que te amo…”, se desarrolló el IV Encuentro de Estudiantes Católicos, en el coliseo del Colegio La Salle de la ciudad de Oruro, del 9 al 11 de junio del presente, donde participaron cerca de mil estudiantes provenientes de diferentes unidades educativas católicas pertenecientes a las Jurisdicciones Eclesiásticas de Bolivia, en una actividad que fue organizada por la Conferencia Episcopal Boliviana en coordinación con la Diócesis de Oruro.

Durante la conferencia de prensa de presentación del evento, Bertha Conde, Delegada Episcopal de Educación de la Diócesis de Oruro, indicó que la ejecución de este IV Encuentro es el resultado de un trabajo arduo durante la gestión 2017 y que la programación estructurada fue pensada en función de la riqueza cultural de Oruro y de la devoción a la Mamita del Socavón, para que los jóvenes puedan reflexionar y ponerse en la presencia del Señor.

Por su parte Limbert Ayarde, Secretario Ejecutivo del Área de Educación de la Conferencia Episcopal Boliviana indicó que la realización en la ciudad de Oruro de este IV Encuentro obedece a una decisión autónoma de los jóvenes que se reunieron en el III Encuentro en la ciudad de Santa Cruz el 2016, por ello tiene una especial significancia para ellos. Como Conferencia Episcopal Boliviana acompañamos el caminar de nuestros estudiantes que son la razón de ser de la educación católica, porque son las familias bolivianas que escogen la educación para sus hijos. Ellos reciben una educación católica conforme con la fe que se profesa dentro de la familia.

La conferencia de prensa:

Catequesis: “¿Me amas?”

Monseñor Fernando Bascopé, Obispo Castrense, compartió la reflexión que guió el Encuentro y se centró en la pregunta que Jesús le hizo a Pedro a orillas del lago de Tiberiades: “Pedro, ¿me amas?”, en su última aparición después de la resurrección. La catequesis también hizo la misma pregunta a los jóvenes: “Joven, ¿Tú, me amas?”, como una interrogante que el propio Señor les hizo a cada uno de ellos, porque esta pregunta es la más importante para la vida de las personas.

Jesús mismo le dice a Pedro: “Yo te amé primero”. Y el corazón situado al centro de la explicación que compartió Mons. Bascopé, mostró de manera sencilla cómo entregó aquel amor, con la siguiente pregunta: ¿Cómo nos amó Cristo?, “Tanto amo Dios al mundo que entregó a su propio hijo por amor” (Juan, 3: 16).

La medida del amor es Cristo que abre su corazón y lo entrega por amor, “como yo te he amado”. En la última cena se manifiesta aquella dimensión de amar, cuando lava los pies a sus apóstoles; pero también cuando toma el pan y el vino, como símbolos de la entrega de su vida por nosotros, derramando su amor por nosotros; en la cruz dice: “nadie me quita la vida, yo la entrego voluntariamente y por eso yo estoy amando primero. Jesús nos ama entregando su vida. En la cruz está la repuesta de cuánto ama Jesús al Padre y a cada uno de nosotros. “Pedro, ámame como yo te he amado”, porque es una iniciativa del Padre.

Pedro, ante las dos preguntas de Jesús, responde con un amor humano: “Tú, sabes que te quiero”. Y ante la tercera pregunta: “Pedro ¿me quieres?”, que es una manera en que Jesús asimila el lenguaje del discípulo, no para reducir el amor, sino para ver si tiene la capacidad de profundizar lo que antes le había anunciado, con esta dinámica busca que Pedro vaya aprendiendo a amar al Señor, y cambie el “te quiero, por el te amo”, porque lo primero tiene límites humanos y lo segundo es llegar a una dimensión mayor, a través de un itinerario. Cuando realmente sepas entregar el amor y no sepas querer por conveniencia, estarás dando pasos para amar en dimensiones cada vez mayores.

El querer es humano, en cambio el amor tiene una medida infinita. Y por eso, se les recordó a los jóvenes que cuiden ese amor, que no lo boten por la calle; porque la frase “cuida a mis ovejas”, significa apacienta el amor en tu corazón y sólo así podremos realizar obras, fortalecidos con el amor de Dios y manifestar nuestro amor a Cristo y al prójimo.

La catequesis completa:

Peregrinación al Cerro Santa Bárbara

 La jornada del sábado 10 de junio tuvo como actividad central la peregrinación desde el colegio La Salle, hasta el Cerro Santa Bárbara, donde Monseñor Jesús Juárez, Arzobispo de la Arquidiócesis de Sucre y Presidente del Área de Educación de la Conferencia Episcopal Boliviana, presidió la Eucaristía, donde en la homilía invitó a los jóvenes a ser seguidores de Jesús, que acojan en sus corazones la Palabra y pueda transformar sus vidas.

La Palabra de Dios les ha presentado una serie de acciones y de valores que nosotros debemos tener en cuenta en nuestras vidas, con la ayuda de la Santísima Virgen que nos dio a quien es nuestro camino, nuestra verdad y nuestra vida. Hay que practicar el bien y dejar el mal, elijan entre el camino de la bendición y de la maldición; y si quieren tener vida, practiquen los mandamientos que recibieron.

Jesús es el camino que nos lleva al Padre  y ese camino está lleno de solidaridad, de compartir fraterno, de amor al hermano, de un espíritu de verdadera oración. Jesús es la verdad que nos hace libres  y es la vida que nos llena de alegría. Por eso la importancia de este Encuentro entre ustedes. Esto nos recuerda a que todos somos pecadores, al igual que lo hizo Pedro al reconocerse pecador. Ante ello, Jesús le mira y lo transforma profundamente, porque no lo abandona.

Una de las necesidades centrales del ser humano, tal y como los dicen los psicólogos, es la necesidad de amar y sentirse amados. Por eso, para sentirnos amados debemos abrir nuestro corazón a Dios y experimentar existencialmente en nuestras vidas. “Señor, yo te amo; Señor, tú me amas. Dios mío, cuánto te amo…”

La homilía la puede rememorar:

Eucaristía en el atrio de la Iglesia de la Virgen del Socavón

 El mensaje central que la tercera jornada del Encuentro dejó para cada uno de los jóvenes, provino de la Homilía compartida por Monseñor Cristóbal Bialasik, Obispo de la Diócesis de Oruro, quien junto con los otros Obispos del Área de Educación recibió a los jóvenes que llegaron en procesión hasta el atrio de la Iglesia de la Virgen del Socavón.

Dios es amor, que comunica la Santísima Trinidad en comunión perfecta. Ese amor es el Padre, que se ha manifestado en Jesucristo y se nos ha dado con su espíritu a los seres humanos, para llevarnos hasta la verdad plena y hacernos partícipes de su Gloria, inclusive en medio de las dificultades que vivimos en nuestra vida.

Dios nos ama: uno y trino. Por eso debemos proteger la vida en todas las instancias y cuidarla en el nombre de Dios. Jesús es la fuerza de la comunión eclesial, que nos da la fuerza para seguir como misioneros y misioneras.

El amor de Dios se manifiesta en la pasión y resurrección de nuestro Señor Jesucristo. Por eso estamos invitados a comprender que Dios está en el corazón de cada uno de nosotros y nos regala la fuerza para entregarnos a los demás, tal y como Jesús lo hizo.

Anuncien al Dios verdadero y vivan su amor, cuenten a todos su alegría de haber encontrado a Cristo Jesús.

La homilía completa está disponible:

Anuncio de un nuevo Encuentro para el año 2019

Fueron tres días muy intensos del 9 al 12 de junio, con mucha vivencia espiritual que proporciona luces de esperanza. Los jóvenes al finalizar el Encuentro se llevaron muchas bendiciones de la Virgen del Socavón a sus hogares.

Una vez finalizada la Eucaristía de Clausura, se anunció el lugar para la realización del V Encuentro Nacional de Estudiantes Católicos el año 2019, en la ciudad de Sucre, mismo lugar donde se realizó el Primer Encuentro.

Así celebraron los jóvenes el anuncio:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *