Iglesia en Bolivia acoge con alegría nueva “Ratio Fundamentalis”

Iglesia Viva 29.4.2017. Desde su publicación el pasado 8 de diciembre de 2016, ya son varios espacios que ha dedicado la Iglesia en Bolivia para conocer, estudiar y diseñar estrategias de implementación de este nuevo documento que propone la Formación Integral de los nuevos sacerdotes. El mérito de este documento es que amplía el concepto de formación de los sacerdotes dando un lugar fundamental al rol de las familias y la necesidad de establecer procesos de formación permanente.

El documento propone una formación inicial y una formación permanente. La inicial consta de cuatro etapas de formación integral como son: propedéutico, discipular, configurativa con Cristo y síntesis vocacional. A partir de la ordenación comienza la formación presbiteral permanente. Otro elemento importante es el enfoque integral esto supone un equilibrio de las diferentes dimensiones del presbítero como son: desarrollo humano, crecimiento espiritual, desarrollo intelectual y el componente apostólico misionero. Otros elementos fundamentales aportados son el elemento comunitario y la dimensión misionera de la formación de los futuros sacerdotes. La formación no es autocéntrica, sino de servicio a los demás. Otro elemento importante es la dimensión de corresponsabilidad por la que todo sacerdote se deja acompañar y, a la vez, se hace corresponsable de su hermano

El Don de la vocación presbiteral. Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis
El don de la vocación al presbiterado, sembrado por Dios en el corazón de algunos hombres, exige a la Iglesia proponer un serio camino de formación, como ha recordado el Papa Francisco, con ocasión del discurso en la Asamblea Plenaria de la Congregación para el Clero (3 de octubre de 2014): «Se trata de custodiar y cultivar las vocaciones, para que den frutos maduros. Ellas son un “diamante en bruto”, que hay que trabajar con cuidado, paciencia y respeto a la conciencia de las personas, para que brillen en medio del pueblo de Dios»[1].

Han pasado ya treinta años desde que, el 19 de marzo de 1985, la Congregación para la Educación Católica, entonces competente en esta materia, actualizó la Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis, promulgada el 6 de enero de 1970[2], enriqueciéndola con numerosas notas, a la luz del Código de Derecho Canónico, promulgado el 25 de enero de 1983.

A partir de entonces, han sido numerosas las aportaciones al tema de la formación de los futuros presbíteros, tanto de parte de la Iglesia Universal, como de las Conferencias Episcopales y de las Iglesias particulares.

Ante todo conviene tener en cuenta el Magisterio de los Pontífices que durante este período de tiempo han guiado a la Iglesia: S. Juan Pablo II, a quien se le debe la Exhortación apostólica post-sinodal Pastores dabo vobis (25 de marzo de 1992), Benedicto XVI, autor de la Carta apostólica en forma de “motu proprio” Ministrorum institutio (16 de enero de 2013) y Francisco, que ha hecho posible este documento con su impulso e indicaciones.

De modo particular, la Exhortación apostólica Pastores dabo vobis ofrece de manera explícita una visión integral de la formación de los futuros clérigos, que tiene en cuenta simultánea y equilibradamente las cuatro dimensiones presentes en la persona del seminarista: humana, intelectual, espiritual y pastoral. El “motu proprio” Ministrorum institutio ha puesto en evidencia que la formación de los seminaristas prosigue, naturalmente, en la formación permanente de los sacerdotes, constituyendo ambas una sola realidad; por esta razón, con este documento, el Papa Benedicto XVI confió a la Congregación para el Clero, ya competente para la formación permanente, la responsabilidad de la formación inicial en el Seminario, reformando los artículos correspondientes de la Constitución apostólica Pastor Bonus, del 28 de junio de 1988, dedicados a esta materia y transfiriendo la competencia de los Seminarios a la Congregación para el Clero. A lo largo de su pontificado, el Santo Padre Francisco ha ofrecido un rico Magisterio y un constante ejemplo personal en relación con el ministerio y la vida de los sacerdotes, animando y acompañando los trabajos de preparación del presente documento.

[1] Francisco, Discurso a la Plenaria de la Congregación para el Clero (3 de octubre de 2014): L’Osservatore R omano, 226 (4 de octubre de 2014), 8.

[2] Cfr. Congregación para la Educación Católica, Ratio fundamentalis institutionis sacerdotalis (6 de enero de 1970): AAS 62 (1970), 321-384.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *