Mons. Jesús Pérez: Dar la vida por los amigos es la mayor expresión del amor

Iglesia Viva 3.4.17. Así lo comparte en su mensaje semanal Mons. Jesús Pérez, en sintonía con la liturgia de este domingo y a propósito del pasaje de la resurrección de Lázaro. Mons. Pérez resalta el valor de la amistad más allá de los condicionamientos humanos.

“La amistad es una dimensión esencial en la persona. Un hombre o mujer sin amigos es un ser disminuido, casi podríamos decir enfermizo. Po ello, la vivencia de la amistad en Jesús, el hombre pleno, no podía faltar entonces y ahora tampoco. Es una verdad indiscutible que Jesús viene al mundo solamente por su infinito amor y misericordia a cada uno de los humanos. Vino a salvarnos y a entregarnos su vida por entero hasta derramar su sangre por nosotros. Él dice claramente: “nadie ama más que el que da la vida por otro”, asegura Mons. Pérez.

EL GRAN AMIGO

Esta semana, la última de Cuaresma, junto con los dos domingos pasados, nos está juzgando a través de la palabra a nuestro bautismo. A ver si lo hemos descubierto en profundidad o no, si lo vivimos o lo tenemos muerto. Juicio sobre el agua, juicio sobre la luz, juicio sobre la vida nueva, un mortal juicio sobre el Espíritu de hijos de Dios. Lo más grande que nos ha sucedido y se nos ha regalado, sin merecerlo es el ser hijos de Dios a través del bautismo. Esta cuaresma que se nos va, el próximo domingo se inicia la semana santa, nos ha invitado de muchísimas formas a una auditoría sobre el bautismo que hemos recibido. ¿Qué hacemos con todo lo que se nos dio con el bautismo? ¿Somos conscientes del bautismo? ¿Lo vivimos? Son preguntas que nos ayudan a discernir la fe que tenemos, ¿creemos en la resurrección, en la vida inmortal? Ser cristiano, vivir en Cristo, es vivir como resucitados. Es vivir muriendo al pecado cada día. La confesión nos devuelve la vida de resucitado, perdida por el pecado.
Con gran frecuencia las personas que se aman profundamente se dicen: ¡mi amor! ¡Mi vida ¿Qué se quiere decir para que estas expresiones no suenen a exageradas o vacías. Si las analizamos vemos que para decir a alguien mi vida, hemos de tener la sensación de que esa persona es el motivo más importante que tenemos para vivir; es quien nos da aliento, fuerza, alegría. Sin esa persona o lejos de ella sabemos que la vida no tendría mucho sentido. Lo que en el caso de los enamorados tiene mucho de exageración, se hace plena verdad tratándose de Jesús. Él ha dicho: “Yo soy la vida”. Él es la fortaleza de los mártires, la pureza de las vírgenes, la constancia de todos los santos Él nos ha dicho: “sin mí, nada puede hacer”. San Pablo era un gran enamorado de Cristo llega a decir en la carta a los filipenses 1,21, “para mí la vida es Cristo”. ¿Es realmente Jesús nuestra vida? ¿Buscamos en él, en la unión mediante la oración y los sacramentos, la fuerza necesaria para vencer el pecado, la rutina en nuestra vida cristiana que mata nuestro bautismo, para llegar a vivir la plenitud del amor, en la fidelidad de los mandamientos?
La amistad es una dimensión esencial en la persona. Un hombre o mujer sin amigos es un ser disminuido, casi podríamos decir enfermizo. Po ello, la vivencia de la amistad en Jesús, el hombre pleno, no podía faltar entonces y ahora tampoco. Es una verdad indiscutible que Jesús viene al mundo solamente por su infinito amor y misericordia a cada uno de los humanos. Vino a salvarnos y a entregarnos su vida por entero hasta derramar su sangre por nosotros. Él dice claramente: “nadie ama más que el que da la vida por otro”. Jesús se autoproclama: “YO SOY LA RESURRECCIÓN Y LA VIDA”. El tema de Jesús amigo reluce en el evangelio de hoy: “Jesús quería mucho a Marta, María y Lázaro” y les dice a sus discípulos: “nuestro amigo Lázaro duerme”. Aparece también en el capítulo 15,15 de Juan: “Ya no les llamo servidores, porque… Los llamo amigos porque les he dado a conocer todo lo que aprendí de mi Padre”. El itinerario de los cuarenta días de la cuaresma está establecido de manera que cada cristiano llegue a relacionarse con Dios como con un amigo. Jesús es el GRAN AMIGO que nunca falla. A lo largo de la cuaresma, ¿qué has hecho para ser amigo de Jesús? ¿Cómo has expresado tus sentimientos de amistad con Jesús en cuaresma y a lo largo del año? Hermano, ¿te sientes amigo de Jesús?
Sucre, 2 de abril de 2017.

Fray Jesús Pérez Rodríguez, O.F.M.
Arzobispo emérito de Sucre

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *