Los Obispos de Bolivia nos ponemos en fila para defender la vida

Iglesia Viva 20.03.17//Expresó Mons. Aurelio Pesoa, Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana en la Eucaristía de este domingo desde la Basílica Menor de San Francisco en la ciudad de La Paz. En la oportunidad hablo acerca de las leyes que atentan contra la vida del niño por nacer: “El derecho a la vida, en el que se fundan todos los demás, es para todos los seres humanos “sin distinción”.  La vida es un don de Dios y nadie puede disponer de ella en ninguna circunstancia”, aseguró.

“El don de Dios es Cristo Jesús que da el agua de la vida, de la gracia que salva, que genera comunión de vida con Su Persona. Los católicos estamos llamados a defender y ser portadores del agua que calma la sed y da vida a todo hombre, mujer o niño.  En los días pasados los Obispos de Bolivia hemos querido alertar a todos los bolivianos acerca de leyes que atentan contra la vida, la vida concreta del niño por nacer.

Así hemos manifestado que: “El derecho a la vida, en el que se fundan todos los demás, es para todos los seres humanos “sin distinción”.  La vida es un don de Dios y nadie puede disponer de ella en ninguna circunstancia”.  Por ello: La Iglesia que peregrina en tierras bolivianas, se hace eco de las palabras del Papa Francisco, en su discurso a los movimientos sociales, en el que exhortaba a proteger y cuidar a los más vulnerables y llama a trabajar por la vida y la dignidad de todos, especialmente de los más pobres.

Entre sus muchas enseñanzas, del Papa Francisco, en este tema resalta que: “El grado de progreso de una civilización se mide justamente con la capacidad de custodiar la vida, sobre todo en las fases más frágiles”. “La vida humana es siempre “inviolable”, y “no hay una vida cualitativamente más significativa que otra”. En este sentido el Papa Francisco denuncia que “el pensamiento dominante propone una falsa compasión que considera un acto de dignidad procurar la eutanasia”. (Mensaje a la Iglesia de Inglaterra y Gales, 25 de julio de 2015)

En la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium el Papa se expresa así: “Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y promoviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo.” (EG 213)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *