Mons. Juárez: Escuchar y acoger son actitudes del verdadero discípulo

Iglesia Viva 18.7.16. Mons. Jesús Juárez explica que se trata de actitudes cotidianas que no debemos dejar de practicar en coherencia con nuestra fe.

Las dos palabras de este evento que vamos a practicar a lolargo de la semana son acoger y escuchar. Esto para convertirnos en verdaderos discípulos de Jesús. De esa capacidad de escucha y de acogida nos dan ejemplo este domingo Abraham y también Marta y María. Otra persona que nos da ejemplo de ello es la Virgen del Carmen cuya fiesta celebramos ayer. Ella mostró la capacidad de escuchar a Jesús y a ella la tenemos de intercesora para llegar a Jesús.

A Abraham lo tenemos como padre de la fe. En las lecturas Abraham sale al encuentro de los visitantes y actúa como un buen anfitrión acogiendo a los peregrinos. De este pasaje recordamos la oración de Abraham, un oración bella que todos podemos repetir. Abraham sabe que la hospitalidad es una característica de su pueblo y él la practica. Esta acogida y generosidad tienen su recompensa… la promesa del nacimiento de su hijo, más allá de las limitaciones humanas, porque Dios siempre cumple sus promesas.

Estamos en el Año de la Misericordia, el Papa Francisco nos invita a ser misericordioso con nuestros hermanos. Acoger al forastero en nuestras casas es una obra de misericordia.

En el Evangelio vemos la importancia de escuchar. Jesús visita la casa de Lázaro, Marta y María y allá vemos las actitudes de Marta y María. Una reflexión oportuna sobre la acción y la oración. Mientras Marta se pone a atender a Jesús, María se sienta a sus pies para escucharle. María no pronuncia ni una sola palabra.

La tradición cristiana dice que cuando uno sirve a la comunidad debe tener como fondo ese espíritu de contemplación. Tenemos varios santos que nos iluminan en este tema, por ejemplo los ignacianos dices “contemplativos en la acción”. También San Benito resumía esta idea en “Ora et labora”, porque la oración y el trabajo son inseparables.

El Señor nos llama a ser verdaderos discípulos y para seguir a Jesús necesitamos las dos características de saber escuchar y saber acoger. No perdamos de vista el ejemplo de la Santísima Virgen.

Les lanzo una pregunta ¿cómo acogemos a nuestros hermanos e nuestros hogares?, ¿cómo nos acogemos mutuamente en el hogar, en el trabajo? Porque todos tenemos la necesidad de ser acogidos y ser escuchados, preguntémonos cuánto tiempo invertimos en escuchar y acogerse mutuamente.

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *