Jubileo. Arzobispo de Santa Cruz pide a sus sacerdotes un estilo de vida más sencillo y esencial

Iglesia Viva 21.05.16//iglesiasantacruz.org// También les animó a caminar más cerca de la gente pobre y les recordó que por la responsabilidad que tienen de guiar al pueblo hacia la santidad, deben también ellos caminar con miras a ser santos. El prelado reconoció que los sacerdotes “Estamos llamados a vivir de misericordia porque a nosotros en primer lugar se nos ha perdonado”.

En una impactante homilía el Arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio, habló a más de 160 sacerdotes en el Jubileo de los Sacerdotes animándoles a aprovechar el año de la misericordia como un tiempo para restaurar las relaciones con Dios y con los hermanos.

Estas son las frases más importantes de la homilía:

En primer lugar, recordó la manera en que el pueblo de Israel vivía el Jubileo destacando que era “un tiempo de mucha alegría en el pueblo de Israel, especialmente para los sectores más pobres del pueblo porque se les anunciaba un tiempo de remisión de las deudas, de liberación de la esclavitud y del perdón”

En ese sentido acotó que “al mismo tiempo era un anuncio del juicio de Dios sobre la situación religiosa y social de su pueblo y también sobre la fidelidad del pueblo de Israel a la alianza. El Jubileo era entendido entonces, como un momento de conversión y la oportunidad para restaurar las relaciones con Dios y con los hermanos.

El Jubileo debe entenderse en este marco de santidad como un año en el que debemos reconsiderar toda nuestra vida y ministerio sacerdotal por el hecho de que los sacerdotes pertenecemos a Dios y por tanto debemos caminar con miras nosotros también a ser santos.

…Por la responsabilidad que el Señor nos ha confiado de guiar y pastorear al pueblo de Dios y llevar a los fieles a ser santos.

Misericordia que siempre será más grande que cualquier pecado y nadie podrá poner un límite al amor de un Dios que perdona.

Los sacerdotes sabemos que el amor de Dios es todo, por tanto no busquemos seguridades terrenales ni confiemos en lo humano…

Recordando las palabras del Papa Francisco señaló que: “Nuestro estilo de vida tiene que ser sencillo y esencial, creíble ante los ojos de la gente, que nos acerque a la gente sencilla, que caminemos con el corazón y el paso de los pobres en una caridad pastoral solidaria y al servicio de la vida propio de hombres de paz y reconciliación”.

Les pidió restaurar en primer lugar, las relaciones entre miembros del presbiterio para dar el ejemplo “Estamos llamados a vivir de misericordia porque a nosotros en primer lugar se nos ha perdonado”.

Tenemos que ser testigos de misericordia en primer lugar perdonando, les dijo.

Sacerdotes: seamos hombres libres, testigos de la libertad de los hijos de Dios.

El año santo era el tiempo de regresar a casa y eso significaba también recuperar la identidad de hijo de Dios. Que en este año de la misericordia muchos hermanos puedan regresar a casa y sentir que son hijos de Dios.

Volvamos a casa, custodiemos en nuestro corazón la paz y difundamos el amor de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *