Mons. Estanislao: “No se construye un país con Pedradas, ni condenas, sino con un profundo respeto entre todos”

Iglesia viva 14.03.16. Mons. Estanislao Dowlaszewicz, Obispo Auxiliar de Santa Cruz en la eucaristia dominical del V Domingo de Cuaresma expresó su preocupación por la situación que vive el País hoy en día, pues considera que los actores políticos parece que no saben hacer otra cosa que tirarse las piedras los unos a los otros, dijo.

¿Qué está pasando en nuestro mundo de hoy que parece que nos encanta estar siempre tirándonos piedras los unos a los otros?

– Los actores políticos de nuestro país parece que no saben hacer otra cosa (como lo vemos a diario) que tirarse las piedras los unos a los otros para ver quién hiere antes a quien. Salvar al país entre todos de esta grave crisis por la que estamos pasando, parece que no es tan esencial.

– Se tiran las piedras los unos a los otros acusándose de la corrupción, de malgastar el dinero o el tema de tráfico de influencias y no ven ni tampoco sienten la necesidad de ayudar y apoyar la vida de los más desfavorecidos como los discapacitados que desde varias semanas haciendo sus protestas quieren conseguir algo para llevar su vida digna y de su familia, los hogares que atienden a muchos niños huérfanos no puede cumplir su misión por falta de recursos económicos y es necesario como hoy a través de las colectas de todas nuestras iglesias y capilla pedir la ayuda, colaboración de todos ustedes, gente generosa y de buena voluntad.

– Esto mismo, muchas veces hacemos también cada uno de nosotros los hermanos, vecinos, amigos. Nos creemos con el derecho de condenar a pedradas a quienes no son, o no piensan, o no actúan como nosotros o no son del mismo partido.

– El lenguaje de violencia tiene que desaparecer del mundo entero y de nuestro país, nuestra sociedad pues la violencia es la realidad más baja que cualquier ser humano puede manifestar en su vida.

– No es con pedradas, ni con violencia, ni con condenas, como se construye un país o una sociedad, sino con un profundo respeto de todos con todos.

-. La violencia solamente engendra violencia y siempre será el mayor de los pecados contra la vida y el respeto que se merece todo ser humano. El Papa san Juan Pablo II decía: “La espiral de la violencia sólo la frena el milagro del perdón.”

– Jesús, en el evangelio de hoy, nos da una lección elemental para que sepamos vivir y convivir, no tirándonos piedras los unos a los otros, sino dándonos las manos para poder salvarnos todos. Por lo tanto:

– Menos piedras a los demás y más mirarnos mutuamente con toda sinceridad y nosotros mismos para que no se hagan realidad en nosotros las palabras de Jesús: “Hipócrita, saca primero la viga de tu ojo, y entonces podrás ver para sacar la paja del ojo de tu hermano” (Mt. 7,8).

– Menos enjuiciar, condenando a los demás y más darnos las manos mutuamente para hacer posible el mundo mejor que todos deseamos.

– Menos odios y violencia y más corazón en el trato mutuo.

– La salvación de un país, de sus estructuras, de nuestras familias y de nosotros mismos no nos puede llegar con pedradas sino con más amor y misericordia para que todos podamos salvarnos.

MÁS VALE UNA MANO AMIGA QUE SE BRINDA PARA SALVAR QUE MILES DE PIEDRAS QUE SE TIRAN PARA CONDENAR.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *