Mons. Tito Solari: “Ni oro ni plata”

Iglesia Viva 08.03.16. //Parece mentira que nuestro querido Cardenal Julio ya no está con nosotros. Lo recordamos todos los días. Hemos vivido estos dos meses que han transcurrido desde su partida con nostalgia y mucho más ahora que recordamos los 80 años de su natalicio, motivo muy especial para hacerle un homenaje y repasar su pensamiento, mostrar su largo caminar como Servidor de Todos y su testimonio como hombre de fe.

Hoy recuerdo como su fuera ayer cuando celebró su primera misa en Santa Cruz, después de haber sido nombrado como Arzobispo de la Arquidiócesis. Fue en 1991 y frente a una multitud que se había congregado en la plaza principal dijo “Yo no tengo ni oro ni plata, vengo a ofrecer esta vida y quiero donarla a la Iglesia de Santa Cruz”

Fue una bella frase tomada de los Hechos de los Apóstoles y refleja muy bien el propósito que lo guió hasta el final de sus días. A poco tiempo, el Cardenal Julio sufrió un infarto tremendo que le daño severamente el corazón. Yo era obispo auxiliar y fui a verlo a la clínica. Me miró a los ojos y con una voz muy débil me dijo que si el Señor quiere, aquí estoy para darle mi vida.

Dios quiso que nuestro querido Cardenal viviera muchos años más y que se convierta en un regalo para Santa Cruz y para Bolivia, un don de servicio y de entrega, pues él dio su vida por esta Iglesia, por su pueblo y luchó incansablemente para hacer presente el Reino de Dios en esta tierra. El ha sido una bendición para nuestro país, ha sido el primer cardenal boliviano y yo creo que nuestro Señor está contento de haberlo acogido al lado de los justos, como debemos estar nosotros, felices de seguir este camino.

Mons. Tito Solari C.

Arzobispo emérito de Cochabamba

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *