Tenemos un Padre que nos ama incondicionalmente, ¿no es ésta la mejor noticia?

Iglesia Viva 7.3.16. Mientras nosotros estamos pensando en la herencia, Él nos entrega todo, dijo Mons. Fernando Bascopé, Obispo Castrense de Bolivia, a tiempo de comentar el Evangelio de este domingo referido a la parábola del Hijo pródigo, mejor concebida como la del Padre amoroso.

Mons. Fernando hizo hincapié en los rasgos de este Padre que nos ama incondicionalmente, que respeta nuestra libertad, aguarda nuestro regreso incansablemente, nos perdona y se alegra cuando volvemos a Él. Veamos el texto de su homilía.

El Padre

Introducción.
Jesús, el Señor se encuentra con escribas y fariseos. Quiere presentar a Dios- Amor. El Padre que nos ama. Enseña a los discípulos; “Porque todos lo que he oído de mi Padre se los he dado a conocer” Jn 15, 15 “Esta es la Vida eterna que te conozca a Ti, el único Dios verdadero” Jn 17, 3,. A los Escribas y Fariseos quiere anunciarle que Dios, su Padre es amor.
No hablaremos del Hijo menor, ni del Hijo Mayor. Porque muchas veces soy el hijo pródigo o el Hijo Mayor.
La Parábola puesta en los labios del Señor Jesús es para conozcamos el amor del Padre. Lo esencial de la parábola es el Padre. Es Dios Padre; en el libro del profeta Oseas, nos conduce a una respuesta ¿Cómo es el Padre? Oseas 1, “Cuando Israel era Niño lo amé.. lo atraía con lazos de amor, yo era para ellos como los que alzan a un niño contra su mejilla… mi corazón se convulsiona dentro de mi” Os 11, 1-9.

1 El Padre- Calla. No se dirigirse al Hijo. De frente al Hijo calla.
Padre dame…. El padre distribuye….
Calla, guarda silencio.
El Padre no opone resistencia
Jesús está narrando la parábola, anota que cuando el Padre quiere una
acción en favor del hijo, llama a los sirvientes.
¿Por qué calla el Padre?
No recrimina, En la primera escena con Hijo menor reparte. Cuando el
Hijo Vuelve no le dice nada, Calla. Tal vez si pone alguna objeción
el Hijo hará cualquier otra cosa y por eso calla. Tanto nos ama, tanto
quiere nuestra libertad. Por eso calla.
Es Padre del silencio.

2. Tiene unos gestos significativos.
El Padre Mira desde lejos. Tiene una mirada esperanzadora del hijo.
Mira desde una larga distancia.
Tiene los ojos luminosos; en la parábola se deja entender que no es la
primera vez que va a mirar. Mira como lo hacía Dios en el Jardín del
Edén miraba a Adán Gn 3, 8
Se conmovió, interiormente, se mueve interiormente. Mi Hijo que amo,
no está aquí, se ha ido pero dentro de su corazón es el amor que se
mueve interiormente por el Hijo,
Corre. Un anciano puede correr? No mucho, el Padre corre movido por el amor
Lo abrazó?
Cómo lo abraza el Padre? El Padre, tanto amó Dios al mundo que entregó
a su propio Hijo Jn 3, 16, San Agustín a leer esta parábola se
pregunta y donde está Jesucristo y responde En el abrazo de Padre, El
Padre abraza con los brazos crucificado de Jesucristo. San Pablo dice
“Todo proviene de Dios, que nos reconcilió con Cristo”.. Porque en
Cristo, Dios estaba reconciliando” 2 Cor,5. 18. 19. Cristo,
crucificado, pide, suplica “Padre perdónalos” Lc 23 34 Por eso lo abra
con los brazos de Cristo crucificado…

3. Prepara una fiesta. El Padre celebra al hijo que quiere y salva; lo
viste de túnica blanca y celebra el triunfo del amor. Volvamos al
Padre, Volvamos a la casa del Padre. Hermanos renovemos nuestra fe en
Dios que nos ama. La Eucaristía es el Banquete, la mesa de fiesta.
Celebremos la eucaristía para dar gracias a Dios porque nos abraza con
los brazos de Cristo, crucificado.

Conclusión. El hijo menor pidió una parte. Nosotros supliquemos Padre “Dame Todo”, el Todo el su corazón lleno de Amor. Padre, dame todo, dame tu amor. Amén

José Howard Rivera Fernández

Nacido el 29 de marzo de 1967

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *